UN PROYECTO EN “LA FRONTERA”

La línea del Biobío sirvió por muchos años como “Frontera” entre la sociedad colonial y las etnias araucanas, y a lo largo de ella se construyeron más de quince fuertes, cuyas ruinas son posibles de ser visitadas, aunque en algunos casos quedan sólo vestigios. Sin embargo, hay fuertes que han desaparecido completamente (Los Ángeles, Yumbel, Arauco)

 

            Durante la semana pasada recibimos en nuestra Corporación la visita de Luis Eduardo Toloza, arquitecto que esté empeñado en un interesante proyecto destinado a restaurar algunas de las antiguas fortalezas, para lo cual nos solicitó nuestro apoyo para postular a un proyecto Fondart.

 

            El señor Toloza es oriundo de Nacimiento y para estos efectos está vinculado a un equipo multidisciplinario de la Pontificia Universidad Católica. Creemos que el proyecto que él coordina tiene un enorme valor patrimonial y permite sacar del olvido a esos  fuertes que en algunos casos tuvieron actividad por más de dos siglos. En una primera fase, se busca la puesta en valor de las ruinas de la Plaza San Diego de Tucapel, a orillas del río Laja.