LA PLAZA, MONUMENTO-TUMBA AL SOLDADO DESCONOCIDO Y AL GENERAL BAQUEDANO

 

En la conmemoración del 139° aniversario de la Batalla de Chorrillos, publicamos como cápsula histórica una reseña de la plaza y su conjunto monumental arquitectónico.

La actual plaza fue construida durante la intendencia de Benjamín Vicuña en la esquina noreste del camino de Cintura, el contorno de la ciudad.  Según el historiador local Armando de Ramón, el lugar fue llamado como Plaza La serena en 1875 como homenaje a la urbe chilena de la provincia de Coquimbo, luego rebautizada como Plaza Colón en 1892, como el apellido del navegante genovés Cristóbal Colón, con motivo de los 400 años del descubrimiento de América.

Varios países entregaron donaciones urbanas a la capital cuando fue celebrado el centenario de la Independencia de Chile.  El gobierno italiano donó el monumento conocido como “Genio de la Libertad”, instalado frente a la Estación Central de Santiago; posteriormente trasladada a la recién construida estación ferroviaria Pirque, sector que fue renombrado como Plaza Italia el 20 de septiembre de 1910.  Desde entonces, la plaza ha sido un importante hito urbano de Santiago.  Aun cuando su carácter ferroviario terminó en 1942, pasó a ser un nudo vial que conectaba las dos avenidas principales hacia el sector oriente y el sudeste respectivamente, uniendo las avenidas Providencia, Alameda Bernardo O´Higgins y Vicuña Mackenna.

En este conjunto de monumento y cripta, se encuentra la PRIMERA TUMBA DEL SOLDADO DESCONOCIDO en Chile, a través del cual, el Ejército de Chile, rinde homenaje a todos los Soldados de Línea y movilizados en la Guerra del Pacífico.  Pero, en lo particular como tumba, en cuanto al Soldado Desconocido, este fue traído desde Tacna en 1900, por el sobreviviente, Comandante del Cuerpo de Inválidos de la Guerra del Pacífico de Santiago, coronel Enrique Phillips Hunneus, quien lo entregó en 1931.  Bajo la estatua ecuestre, se encuentra la “Tumba al Soldado Desconocido”, y pasa a ser este lugar la primera tumba de un Soldado Desconocido en Chile, cuya lápida fue diseñada y ejecutada por el escultor Guillermo Córdova.  En ella se puede leer: “Aquí descansa uno de los Soldados con que el General Baquedano forjó los triunfos del heroísmo chileno”.  Año a año, en este lugar se rendía homenaje al Veterano del 79, y se conmemoraba la “Semana de los Veteranos de la Guerra del Pacífico”, con gran concurrencia de delegaciones de la Fuerzas Armadas y la civilidad.  Actualmente rige la Ley del año 1926, que designa la conmemoración del Veterano de la Guerra del Pacífico, haciéndose coincidir, justamente con el aniversario de la Batalla de Chorrillos, donde se instituyó el 13 de enero como el Día del Veterano.

La estatua ecuestre del General Manuel Baquedano González (Financiada por erogación popular), fue encargada a Virginio Arias (1855-1941), creador que se manejó con maestría en las técnicas y estilos academicistas, desarrollando preferentemente el tema de la figura humana.  En su obra buscaba unir la trilogía “verdad, vida y belleza”, que era la ley de los académicos.  Arias estuvo fuertemente inspirado por las campañas de la Guerra del Pacífico, realizando trabajos que tendían a la monumentalidad, como se puede observar en esta estatua.  Este artista, logró equilibrar en su obra el neoclasicismo, el realismo y el romanticismo de la época.

Es Arias, un escultor puro.  No existe en él, otro elemento que no sea el volumen, animado por la naturalidad y la gracia del conjunto final.  Virginio Arias, deja la Dirección de la Escuela de Bellas Artes de Chile, y es la oportunidad para volver a Europa (donde se formó), y hacer un nuevo viaje en 1912.  Haría otro en 1925, cuando ya tenía ochenta años y esculpía ayudado por el tacto, porque estaba casi totalmente ciego.  Es en esa época, cuando asume su última importante obra monumental e histórica, el monumento al General Baquedano.

Este trabajo, realizado en bronce al vacío, representa al General Baquedano, tomando las riendas de “Diamante”, su caballo criollo chileno preferido.  El General Manuel Baquedano González, está vestido con el uniforme de Infantería de Línea, que ocupaba cuando era Comandante en Jefe de las Fuerzas chilenas de ocupación, durante la Guerra del Pacífico.  Está caracterizado, por una reposada actitud, así como una acomodada postura, dominada por la evidente satisfacción de montar a su querido caballo, donde el autor, quiso destacar la modestia de tan noble militar, y si él está ejecutado y logrado por el artista a plenitud, con digna propiedad, no lo está menos el corcel, bello ejemplar de la raza caballar chilena.  Es un instante sublime, que retrata la natural actitud en el combate, del binomio jinete-caballo, instantes antes de la entrada a la capital del Perú, Lima, al frente como siempre, al mando de sus veteranos.

Una estatua ecuestre de tamaño mayor al natural; en un espacio urbano excesivo, pese al pedestal o plinto que la sostiene en su base, que corresponde a dos tercios del conjunto construido de piedra verde chilena, y a un suave lomaje del suelo natural, lo que la hacer ver pequeña.

Los bajos relieves de los costados, norte y sur del pedestal, fueron planificados por el arquitecto Gustavo García Postigo, y representan pasajes de la Batalla de Chorrillos y a la épica Toma del Morro Solar, ocurridos en 1881, y en las que el General destacó por sus resoluciones acertadas y enorme valentía.  Ambas composiciones, agrupan a la Caballería e Infantería, siendo trabajos de muy alto vuelo, y muy armónicamente compuestos, y ejecutados con seguro dominio por el artista.

Hasta hace un mes, en la cripta además, podíamos encontrar por su costado Este, a un soldado de infantería de acertada remembranza de pie, con vestuario, equipo y armas correspondientes a la Guerra del Pacífico.  En el frente, hacia el poniente, al costado oeste de la base del monumento, se encontraba la figura de una joven mujer, que ofrece y alza un ramo de copihues al General, que encarga en su gesto a “La Gloria”.  El único detalle observable al conjunto, respecto de su armonía, lo constituye en cuanto a estética estatuaria, el tamaño disminuido de la escala de la joven y del soldado, a un tamaño inferior al representado en Baquedano y su corcel.  Ambas figuras secundarias, estaban apoyadas en una base a un costado de una pileta que entrega agua constante a través de una figura de cabeza de león.  A ambos costados grabados sobre pared las fechas de Tacna y Arica, y de Chorrillos y Miraflores.  La única placa contemporánea de bronce, distinta al monumento original, es la Caballería Chilena de 1943.  Esta obra fue inaugurada el 18 de septiembre de 1828, con una gran ceremonia cívica.

El arquitecto Gustavo García, levanta la estatua ecuestre como plinto por intermedio de una imponente estructura de piedra de color verde, que en un tremendo error, desde hace varios años luce de color gris, perdiéndose el color natural de la piedra.  La base de superficie circular de 22 metros de diámetro con cuatro entradas o accesos, y en el centro, el monumento se eleva hasta los 10,40 metros.

El monumento en su base, ofrenda homenaje al Soldado Desconocido, de hecho por años hubo una “flama eterna” junto a la “tumba”, en cuya cubierta posee una gran placa de bronce, la que originalmente estaba custodiada con gruesas cadenas, hoy hasta los daños efectuados estas últimas semanas, lucía sucia, sin ningún tipo de cuidados, sin la flama y sin las cadenas que le daban ese carácter de solemnidad al conjunto, excepto la renovación constante de sus flores de ornamente de los jardines circundantes.

Sin duda, este conjunto monumental arquitectónico, tumba y estatua, deben ser el monumento más famoso de Chile y uno de los monumentos conmemorativos más hermosos, emplazado en un punto estratégico de la ciudad de Santiago, donde todos han pasado por su entorno, y muchos han festejado, pero pocos por la situación geográfica y física de su entono se detiene a observar este hermoso conjunto monumental.

 

Colaboración de nuestro socio activo Teniente Coronel en retiro Raúl Elizalde Saavedra (Síntesis)

 

  Bibliografía:

  • Memorial del Ejército de Chile, Biblioteca del Oficial, EMGE, Volumen LXI 1979.
  • Baquedano, Jorge Carmona Yáñez, General, Biblioteca del Oficial, EMGE, Volumen XV 1946.
  • Baquedano, controversia sobre un General invicto, Rafael González A, Academia Historia Militar 2017.
  • Galería de Hombres de Armas de Chile, colección Biblioteca Militar, EMGE, Tomo II 1987.
  • El Álbum de la Gloria de Chile, Benjamín Vicuña Mackenna, editorial Vaitea 1976.
  • Escultura en Chile, otra mirada para su estudio. Enrique Solanich Sotomayor, RIL Editores 2017.
  • La escultura Chilena, serie Patrimonio Cultural Chileno, Ministerio de Educación Depto. Cultura, Milan Ivelic 1978.