El aprendiz de soldado. JOSÉ F. VERGARA en Pisagua y Tarapacá

A continuación, fragmentos tomados de La Guerra del Pacífico, Tomo I, de Gonzalo Bulnes, correspondientes a la discusión del plan de desembarco en Pisagua (2/11/1879) y a la batalla de Tarapacá (27/11/1879).

Pisagua:

Al voto de Alfonso sucedió el de Vergara quien se pronunció también por la invasión de Tarapacá, haciendo un estudio del terreno, de los recursos de sus distintas zonas, de la distancia entre sus pozos i aguadas. Recomendó el desembarco en Pisagua i en Junín con tanta claridad, que sus palabras son el trasunto anticipado de lo que se evidenció después. Aludió a la necesidad de tomar el ferrocarril de Pisagua i marchar rápidamente a1 interior, diciendo que a siete leguas de la costa se encontraba agua en la quebrada de Tiliviche. Vergara dio el gran argumento que aconsejaba la campaña de Tarapacá, i es de tal importancia que predomina sobre cualquiera otro. Era la necesidad de evitar la intervención de cualquier gran potencia perjudicada por la guerra i para ese evento convenía estar en posesión de la prenda que garantizase la indemnización de guerra. Esa prenda no podía ser otra que Tarapacá. Dueños de ese territorio, decía Vergara, la intervención no nos moverá de allí. No ocupándolo, nadie nos lo dará si lo pedimos. Era una gran razón de hombre de estado la invocada por Vergara.

jose-francisco-vergara

Tarapacá:

En la noche de aquel memorable día 27 de noviembre en que se puso a tan ruda prueba el patriotismo i valor de los hijos de Chile, Arteaga, Vergara i Santa Cruz convinieron en distribuir la división en tres fracciones destinadas a encerrar al enemigo i tomarlo prisionero, persuadidos de que los vencidos de Dolores no intentarían resistir. Este error fue el punto directivo de todo el plan… Fue un gran error subdividir el Ejército ignorando el número de los contrarios. Además, cada uno de los puntos asignados como objetivos a las divisiones estaban separados por una distancia de media legua larga, término medio, así es que podían ser atacadas i destruidas en detalle. Media legua en el desierto es más de una legua en campo poblado. La subdivisión de Ramírez iba destinada a1 fondo de una quebrada con bordes casi perpendiculares de 300 metros, quedando en la imposibilidad de ser auxiliada por las otras. De hecho, Arteaga fraccionó su división en tres ejércitos que procederían aisladamente, dando así a Buendía la enorme ventaja de oponerle fuerzas dobles o triples en todas partes.

En conclusión, escribe Bulnes:

Cuando se estudia imparcialmente la batalla de Tarapacá, sin otro norte que la justicia i la verdad; cuando el historiador se encuentra en presencia de datos i documentos contradictorios entre sí, o de versiones que nada explican; cuando se interioriza en la apasionada lucha de los actores del combate, no puede menos de pensar como Shakespeare que hay algo en Tarapacá que se presume i no se ve… Procediendo con la imparcialidad que es la regla invariable de estas páginas he manifestado la actuación de don José Francisco Vergara desde el momento en que su personalidad aparece en la Junta de Guerra de Antofagasta hasta su intervención en la batalla de Tarapacá. He dicho que el pensamiento inicial de marchar a1 interior con una compañía de caballería fue suyo, i que ese propósito se modificó por las razones que el lector conoce… [De este modo, s]e cargaron a su exclusiva cuenta todos los errores que precedieron a esta acción de guerra, haciéndole el único responsable de la sangre derramada… Entre tanto la verdad, es que todos con excepción de Sotomayor comparten la responsabilidad de lo que allí sucedió, que el error fue común, i que el punto de partida que determin6 los dolorosos hechos que he narrado, fue el desconocimiento del carácter especial de la guerra del desierto, i creer que el enemigo marchaba tan desmoralizado que no intentaría resistir.

300px-desembarco_en_pisagua

(Tomado de la edición de 1911, en Memoria Chilena, Internet, https://goo.gl/ZgAOkR.)