BICENTENARIO EN MENDOZA

A título personal, el Vicepresidente Ejecutivo de nuestra Corporación viajó a Mendoza, el pasado fin de semana, para participar en la ceremonia con la que se recordó el bicentenario de la entrega del bastón de mando del General José de San Martín a la Virgen del Carmen de Cuyo.

A continuación, exponemos la carta que sobre este tema fue publicada en El Mercurio del pasado 15 de agosto.

 

     El bastón del general San Martín

Después de la victoria de Maipo, el general José de San Martín volvió a cruzar la cordillera para pedir la ayuda del gobierno de Buenos Aires, a fin de continuar su proyecto de dar a América la libertad.

En su paso por la ciudad de Mendoza, en un acto íntimo que no tuvo difusión alguna, el general resolvió entregar su bastón de mando a la imagen de la Virgen, que hacía más de un año había sido elegida como patrona y protectora del Ejército de los Andes.

El 12 de agosto de 1818, en carta dirigida al superior del Convento mendocino de San Francisco, el general escribió: “La decidida protección que ha prestado al Ejército de los Andes su Patrona y Generala, nuestra Madre y Señora del Carmen, es demasiado visible.  Un cristiano reconocimiento a presentar a dicha Señora (que se venera en el Convento que rige Vuestra Paternidad) el adjunto bastón como propiedad suya y como distintivo del mando supremo que Ella tiene sobre dicho Ejército”.

El bicentenario de este encomiable acto de humildad y de íntima devoción ha sido conmemorado con fervor patriótico por la comunidad mendocina.  Los chilenos nos adherimos a la recordación que han hecho los cuyanos, y en ambos lados de la cordillera anhelamos que la conducta de San Martín sea imitada por muchos de nosotros iluminados siempre por nuestra Patrona común.

GENERAL (R) MARCOS LÓPEZ ARDILES