BERNARDO O´HIGGINS: Agricultor, Político y Militar

 

Bajo este título se desarrollaron en 2016 dos seminarios con la participación de destacados académicos e historiadores en las ciudades de Concepción y Los Ángeles, ambos organizados por la Corporación del Patrimonio Histórico Militar, en el marco del proyecto de reconstrucción de la casa del prócer en Las Canteras. La idea central de estos seminarios fue socializar e internalizar este proyecto con la comunidad   resaltando la obra de OHiggins, no sólo como político y militar, sino también en una faceta menos conocida como agricultor.

Bernardo O´Higgins nació en Chillán un 20 de agosto de 1778, hijo   de Ambrosio O´Higgins y de Isabel Riquelme. Estudió en Chile, Perú, España y finalmente en Inglaterra, regresando en 1802.

Sabemos de su participación y valentía en sus más de veinte acciones bélicas en los campos de batalla, también de su rol en la causa independentista, y de sus realizaciones y obras como Director Supremo de la nueva nación.

Sin embargo, su actividad como agricultor es menos conocida, y es la que en esta oportunidad queremos resaltar, ya que, sumando diferentes periodos, por más de veinte años cumplió este rol tanto en Chile como en su exilio en el Perú.

En 1805 y a la edad de veintisiete años tuvo la oportunidad de desempeñarse como agricultor en la hacienda Las Canteras de propiedad de su padre, ubicada a 30 kilómetros de la ciudad de Los Ángeles, con una extensión de 16.689 cuadras  (26.000 hectáreas). Actualmente una de esas hectáreas pertenece al Instituto O’Higginiano, y es precisamente en ese lugar donde se proyecta reconstruir la casa patronal que el prócer construyera en 1804, proyecto en desarrollo como se expresó inicialmente.

Los títulos que le acreditaban su propiedad, O´Higgins los recibió 1804. De esta manera se transformó en un hacendado, cambiando entonces su vestimenta por la chaqueta de   huaso, el poncho, polainas y espuelas. Tendría entonces la posibilidad de trabajar la tierra, como lo habían hecho sus antepasados en Irlanda y Chillán.

Introdujo numerosos cambios para obtener una mayor productividad ganadera y agrícola. Dividió la enorme extensión en varios potreros.  La mayor parte se trabajaba mediante   la explotación extensiva destinados a la engorda de animales y otros utilizados para el cultivo de trigo, chacras y huertos, con amplias extensiones de terreno destinados a barbechos, esperando los frutos futuros.

En una actitud usual entre los dueños de la tierra, convenía un trato de mediería con sus cuatrocientos inquilinos, además de otorgarles porciones de terreno, vacas y novillos para su provecho. Manifestaba un trato cordial con ellos y vecinos, ganándose la confianza y admiración de estos últimos, lo que se manifestó el año 1811, cuando lo designaron diputado.

Introdujo el arado de fierro desplazando al tradicional de madera y estableció el sistema de cultivo rotativo incorporando ganado ovino y caprino, alcanzando las 3000 cabezas al año  en 1810. Su administración eficiente le permitió la comercialización del charqui, cordobanes, cereales, sebos, vino, aguardiente y animales en pie.

Compartía amistosamente su tiempo con los propietarios vecinos, con los pehuenches y con los oficiales de ejército, muchos de los cuales habían sido compañeros de armas de su padre.

En su exilio en Lima nuevamente retoma su labor como agricultor en las haciendas de Montalbán y Cuiba, cedidas generosamente por el gobierno peruano, como retribución por su aporte a la independencia del Perú.

En este mes en que conmemoramos su nacimiento destacamos su visión de estadista y el desprendimiento de lo propio y del poder en beneficio de los intereses superiores de la patria, así lo demuestra su participación en la causa independentista en que arriesga su vida  para conseguir lo más sagrado del hombre: su libertad; y su abdicación como Director Supremo,  se inscribió en la historia de Chile como el más noble gesto del prócer.

 Bibliografía.

Publicación Corporación Patrimonio Histórico Militar “Bernardo O´Higgins Riquelme: agricultor, político y militar” (2017).